Atalaya en cueva del Siglo XI "Los anteojos"

Versión para impresoraVersión en PDF

VALOR HISTÓRICO DE LA CUEVA DE LOS ANTEOJOS (VALLE DEL ZALABÍ)

JUSTIFICACIÓN

La Comarca de Guadix posee un amplio patrimonio troglodítico de incalculable valor reconocido a nivel internacional desde hace décadas. De este patrimonio, destaca por su monumentalidad y espectacularidad el conjunto de cuevas artificiales medievales de origen beréber dispersas por el territorio. Son cuevas excavadas en acantilados, auténticas fortificaciones en unos casos y en otros viviendas con un marcado carácter defensivo, que sirvieron de refugio a sus ocupantes en diversos momentos de la Historia de al-Andalus y germen de un sistema constructivo particular que en su evolución y adaptación por las distintas poblaciones que ocuparon el territorio, ha dado como resultado la actual vivienda troglodítica.

LA CUEVA DE LOS ANTEOJOS

El conjunto troglodítico se sitúa en la margen izquierda del Río Verde o de Guadix en el acantilado línea de ruptura del llano con el valle, frente a la población de Exfiliana.

Se accede al conjunto desde Exfiliana tomando la ramblilla que desemboca en el río, y una vez cruzado, subiendo por la ramblilla antiguo camino de Albuñan, al llegar a la zona de pinar se bordea éste hasta llegar a una barranquera por la cual subimos hasta la cueva.

El conjunto troglodítico, excavado en el acantilado, está compuesto por varias estructuras entre las que destaca una atalaya troglodítica situada en el extremo norte y el Covarron-refugio de los Anteojos, desarrollado en tres niveles.

La puerta de se encuentra sobrelevada unos 2 m accediéndose en la actualidad gracias a la existencia de unas muescas horadadas en la pared a modo de escala.

Franqueada la puerta encontramos en una habitación estrecha y alargada que a modo de rampa, da acceso a dos túneles que comunican las habitaciones del segundo nivel. El de la derecha aboca a una habitación cuadrangular que presenta diversos arreglos. El de la izquierda, a modo de rampa, conduce a otra habitación alargada. Ambas se encuentran abiertas al exterior.

Hacia la mitad de este túnel en rampa, en el lateral izquierdo, se localiza una gatera en recodo que conduce a una trampilla situada en el suelo de la habitación del tercer nivel. Este habitáculo hacía las funciones de refugio y sala de matacán para proteger la entrada del conjunto.

El estado de conservación del monumento es bastante bueno permitiendo una buena lectura, si bien en la actualidad se encuentra parcialmente relleno de escombros procedentes de reformas inacabadas.